Contaminacion electronica

La basura electrónica empieza a inundar los tiraderos mexicanos. Este nuevo tipo de desperdicio se desarrolla con rapidez en México, generado por el alto crecimiento de la industria electrónica -principalmente computadoras y celulares-, sector que en 2003 logró ventas en nuestro país por arriba de las 2 millones de computadoras de escritorio, la mitad fueron ensambladas, y se estima que para el año 2010 el número de mexicanos con computadoras llegará a los 40 millones.

Como una consecuencia del desarrollo de esta industria, que vuelve obsoletos los aparatos rápidamente, habrá un incremento de basura tóxica, ya que estos desechos contienen químicos peligrosos y metales pesados. Cada año cientos de miles de computadoras y celulares se producen en nuestro país exponiendo a trabajadores de las maquiladoras de electrónicos a sustancias y solventes usados en la producción; cada semana cientos de toneladas de chatarra electrónica son depositadas en tiraderos a cielo abierto, contaminando con químicos peligrosos a trabajadores de la basura, y exponiendo a sectores de la población a productos químicos tóxicos.

“Las montañas de estos productos electrónicos obsoletos están creciendo en proporciones tales que se desencadenará una crisis, a menos que las corporaciones de la electrónica, que se benefician de la fabricación y venta de estos aparatos, enfrenten sus responsabilidades”, advierte Marisa Jacott, responsable de la campaña de tóxicos de la organización ambientalista Greenpeace.

Jacott alerta que México comienza a enfrentar el problema de la basura electrónica, pero asegura que no existe información oficial de las toneladas de desechos electrónicos que se producen cada mes y que se están vertiendo en los basureros de todo el país, mucho menos, señala, del número de equipos que son obsoletos.

“Los países en desarrollo como México estamos afectados fundamentalmente por lo que es la manufactura y el ensamble de este tipo de industria electrónica. En México se fabrica un número importante de computadoras y teléfonos celulares para el mercado latinoamericano”, subraya. El país ocupa el segundo lugar en América Latina en la fabricación de productos electrónicos, sólo superado por Brasil. En toda la geografía nacional existen 610 fábricas y más de 361 mil empleados en esa industria.

Greenpeace insiste sobre el riesgo de una crisis global de los basureros electrónicos en el mundo, pues señala que la cantidad de productos de este tipo desechados por los países de todos los continentes se ha incrementado durante los años recientes, tanto que los registros confirman que cada año se generan entre 20 y 50 millones de toneladas de residuos en todo el planeta.

Aún más, la organización ambientalista estima que 5 por ciento de toda la basura sólida municipal en el mundo es electrónica (e-waste), “lo que equivale a casi la misma cantidad de basura que se genera por plásticos utilizados en el embalaje”. Aclara que el problema de la chatarra electrónica no es exclusivo de los países desarrollados, y pone como ejemplo a Asia, donde se desecha cada año 12 millones de toneladas de productos electrónicos aproximadamente.

“Actualmente los desechos electrónicos son un componente creciente de la basura municipal, pues las personas cambian cada día con mayor frecuencia sus celulares, computadoras, televisiones, equipos de audio, impresoras, entre otros. Por ejemplo, en Europa la basura electrónica se está incrementando entre 3 y 5 por ciento al año, casi tres veces más rápido que todo el flujo de basura. En los próximos cinco años, se estima que los países en desarrollo triplicarán su producción de este tipo de desechos”, subraya Greenpeace.

Mezcla explosiva

Los aparatos electrónicos, en especial las computadoras y los celulares, son una mezcla explosiva para la sociedad: contienen metales pesados como plomo, mercurio, cadmio y berilio; químicos peligrosos como retardantes de fuego bromados, polibromobifenilos y tetrabromobisfenol. Además, usan con frecuencia polímeros con base de cloruro de vinilo.

Un celular contiene entre 500 y mil componentes de los anteriormente descritos. Para tener una idea de la magnitud de la basura electrónica y sus consecuencias fatales, en 2004 se vendieron 674 millones de celulares en el mundo.

La organización ambientalista Greenpeace inició esta semana en México una campaña para advertir de una crisis de basura electrónica y presionar a las empresas para que diseñen productos más limpios, de duración larga, seguros, fáciles de reciclar y libres de tóxicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: